Nuestros ídolos nos enseñan sobre la cultura

Author: No hay comentarios Share:
Nuestros ídolos dicen mucho sobre nosotros, nuestros valores más preciados y nuestra cultura.

¿Quiénes son tus ídolos?

¿Músicos? ¿Jugadores de Fútbol? ¿Actores de Hollywood o Bollywood? ¿Grandes científicos?

Tus ídolos dicen mucho de ti, lo que valoras y a lo que aspiras… Los ídolos de tu país también hablan de ti, de la cultura en la que estás inmerso y sus valores, creencias y sueños.

¿Quieres crecer en Inteligencia Cultural?

Vale la pena hacer una lista de tus ídolos y los de tu país y reflexionar sobre esas listas. Pregúntate por los valores que representa cada uno. Averigua porqué tienen tanto atractivo. ¿Qué sueños personales o colectivos representan? Y si estás intentando comprender a una persona de otra cultura, encontrarás un atajo averiguando quiénes son sus ídolos…

Hace dos años conocí un modelo de ídolo que me rompió todos los esquemas. Te invito a ver esta particular visión de un ídolo que nos llega desde Tailandia, un país donde reina la filosofía budista, la cual valora el respeto a la vida, en todas sus formas.

Los ídolos venden porque representan valores culturales

Sorprendentemente, este es un anuncio para un seguro de vida, es decir: para vender. ¿Qué valores culturales transmite este ídolo? Y sobre todo cuando sabemos que su imagen vende en su país.

Estoy segura que en Tailandia existen una gran variedad de ídolos y sé que entre ellos está (para muchas personas) el Rey, y seguramente hay también actores, músicos y futbolistas entre los famosos del país. Pero el simple hecho de que pudiera existir este ídolo anónimo que se dedica a fomentar lo bueno, invirtiendo en la vida y cuidando los detalles en cada momento de su día – cada día – dice mucho de una cultura que para occidente, sigue siendo exótica.

¿Algunos ídolos son mejores que otros?

Sé que lo políticamente correcto es mirar a todas las culturas con objetividad, sin juzgarlas ni bien, ni  mal. Sin embargo, a mi me gustaría conocer y tener más ídolos como éste…

Previous Article

Los tres retos de la integración

 

Puede que también estés interesado en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *