5 Ventajas del choque cultural

Author: 2 comentarios Share:
El choque cultural tiene su lado positivo

El choque cultural está lleno de retos e inconvenientes, pero también tiene grandes ventajas. Tratar con personas de otras culturas es fuente de confusión, cansancio o conflictos. Así que ayuda ver la luz al final del túnel. Aquí tenemos solo cinco de los muchos premios que podemos ganar si triunfamos en nuestro proceso de adaptación.

Flexibilidad

Cuando preparo a personas para una experiencia en el extranjero, todo el mundo me dice que es “flexible”. Me aseguran que están preparados para “adaptarse”. Y veo que es cierto, pero solo en parte: todo el mundo está preparado para adaptarse a lo bueno. Pero a nadie le gusta adaptarse a lo “malo” o, mejor dicho, lo que no le gusta. Y esto incluye lo que le choca, lo que no tiene sentido y lo que produce malestar por cualquier motivo.

Lo bueno del choque cultural es que si lo superamos, nos hacemos flexibles de verdad, capaces de adaptarnos a diversas circunstancias, personas y situaciones. Hasta puede convertirnos en auténticos todo-terrenos.

El choque cultural nos hace más flexibles.
La internacionalización nos enseña a ser más flexibles.

Madurez

Hay que superar retos para crecer como persona; el choque cultural proporciona un sinfín de retos. Es por eso que los choques puede acelerar el proceso de maduración. Estos retos interculturales nos invitan a reflexionar y conocernos mejor a nosotros mismos. Enriquecen nuestra vida interior y nos hacen más conscientes de nuestras debilidades y fortalezas.

De esta manera, el choque cultural es un camino hacía la sabiduría. Cuesta, duele, confunde y provoca rabia, tristeza y desesperación. Pero vale la pena porque salimos más capacitados para tomar mejores decisiones ante cualquier reto de la vida.

Empatía

El choque cultural nos cuesta tanto precisamente porque estamos saliendo de nuestra zona de confort. Tenemos que ponernos en el lugar de otras personas muy diferentes. Superar el choque significa llegar a sentirnos cómodos en ese nuevo lugar. Es así como ganamos en empatía porque dejamos de imaginarnos en la piel de otro para ponernos en esa piel. Y eso, hasta disfrutar de la experiencia.

El choque cultural explota nuestros horizontes.
Superar el choque cultural es como subir una montaña y disfrutar de nuevas vistas. Una gran satisfacción después de mucho esfuerzo.

Horizontes

El choque cultural explota nuestros horizontes. Pensábamos que sabíamos los límites de lo posible; ahora comenzamos a ver que no es así. En medio de un aluvión de estímulos, retos y desafíos que nos quita el aliento, descubrimos nuevas posibilidades. Al principio cuesta aceptarlas… Pero poco a poco disfrutamos de una liberación a la medida que dejamos atrás el jaula que era nuestra cultura natal.

Felicidad

Cuanto menos necesitas para ser feliz, más posibilidad tienes para estar contento en cualquier circunstancia. El choque cultural ocurre precisamente porque dejas atrás todo lo conocido. Esto incluye muchas cosas que pensabas imprescindibles para ser feliz. Descubres tres cosas:

  • Puedes encontrar otras cosas para sustituir lo que has dejado atrás
  • Son poquísimos los ingredientes realmente necesarios para poder ser feliz
  • Aparte de lo básico para sobrevivir, tu actitud es lo más importante

De esta manera, el choque cultural puede convertirse en un camino hacía una mayor felicidad.

Libro recomendado: The Art of Crossing Cultures, Craig Storti

Previous Article

Una clave para superar el choque cultural

Next Article

El choque cultural y el reto de operar en el exterior

Puede que también estés interesado en...

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *