Un choque cultural hecho de piedras

Author: No hay comentarios Share:
Apilar piedras daña el medioambiental

Una pila de piedras es de lo más zen… pero no para todo el mundo.

Algunos ecologistas en las Islas Baleares de España han hecho saltar las alarmas: ¡Las piedras apiladas dañan el medioambiental!

¿En serio? Efectivamente. Amontonar piedras está de moda. Es una moda que se está convirtiendo en un problema porque muchas especies de plantas e insectos dependen de las piedras para su protección.

Pero en el fondo, puede que tengamos un choque cultural de lo más fascinante. Cómo nos explican en un reportaje de El País, apilar piedras forma parte de diversas culturas del mundo desde la antigüedad (y más allá). Encontramos estos pequeños monumentos desde el Círculo Polar hasta los Andes; allí, antiguamente, las personas apilaban piedras al lado de sus caminos para que los dioses estuvieron pendientes de ellos a lo largo de su viaje. (Leer más…)

Noticias sobre piedras apiladas
Este artículo del periódico El País explica los daños ecológicos de los montoncitos de piedras que se han puesto tan de moda.

Las piedras apiladas pueden ser simbólicas de muchos costumbres humanos que antes fueron inocuos para la tierra; sin embargo, hoy representan una amenaza. El problema real es que, no es lo mismo un millón de habitantes en el planeta como siete mil millones de habitantes. Apilar unas cuantas piedras para marcar un camino, para apelar a los dioses o crear un homenaje a nuestros antepasados, está bien. Pero amontonar miles de millones no está bien. Como explican los ecologistas, “Esas piedras protegen a las raíces de las plantas y  sirven de hábitat para todo un ecosistema de criaturas que sufren cuando les quitamos su hogar”.

El dilema de las piedras apiladas se puede extender a la agricultura, la construcción, las carreteras, los coches y a los viajes por aire, mar y tierra. También al uso del plástico para todo es un gran problema medioambiental. Estas y otras expresiones de las culturas del mundo tendrán que cambiar si nuestra población sigue creciendo.

En el fondo, la cultura es adaptativa. Desde el comienzo de nuestra historia, cada grupo de seres humanos ha creado una cultura para sobrevivir. Una vez conseguido la supervivencia, nuestra cultura sigue evolucionando, pero ahora para mejorar, progresar, conquistar nuevos territorios y alcanzar nuevas metas.

¿Qué ocurre si nuestra cultura vuelve contra nosotros?

Si la función de la cultura es garantizar nuestra supervivencia y promocionar nuestro bienestar, lo sensato sería abandonar costumbres, ritos, tradiciones y hábitos que ya no funcionan. Le cuestión entonces es: ¿Somos sensatos los seres humanos?

Apilar piedras está de moda pero es un costumbre que amenaza el medioambiental

Previous Article

La sanidad en Estados Unidos ¿Una vergüenza? ¿Por qué?

Next Article

Estados Unidos contra México: ¿habrá finalmente una pelea?

Puede que también estés interesado en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *