¡Ojo! con las normas: Universalismo vs Particularismo

Author: 1 comentario Share:
Universal o Particular

Imagínate ante este dilema:

“Tu mejor amigo de toda la vida, te lleva en su coche. Él conduce y vais hablando de los viejos tiempos cuando aparece de repente un peatón y ¡tu amigo le atropella! Sabes que él iba por encima de los límites de la velocidad, y además iba distraído por vuestra conversación. Es decir… que tu amigo es el único culpable.

Tu eres el único testigo. Y según su abogado, si tú estás dispuesto a mentir puedes salvar a tu amigo. Solo tienes que decir que tu amigo respetaba el límite de velocidad. Puede que le ahorres graves consecuencias”.

Ahora, la pregunta es: ¿Qué derecho tiene tu amigo para esperar que tú mientas por él?* Tu respuesta no solo depende de tus criterios personales sino de tus valores culturales.

¿Mentirías por tu amigo en un accidente de tráfico que tuviera la culpa?

Países Particularistas: las normas parecen más flexibles

En muchísimos países del mundo lo correcto sería mentir por tu amigo. Él es, después de todo, tu amigo y merece lealtad. Lo mismo ocurre con la familia. Las normas son importantes, decir la verdad es importante, pero no más importante que las relaciones personales con ciertas personas.

Las culturas de estos países se llaman “particularistas”. Se llaman así porque interpretan las normas según las particularidades de cada caso.

Según el psicólogo holandés Fons Trompenaar, algunas características de las culturas particularistas son:

  • Hay que prestar más atención a las relaciones entre personas que a las reglas.
  • Una persona de confianza se adapta a las circunstancias.
  • La realidad tiene muchas perspectivas diferentes.

Países Universalistas: las normas son más inflexibles y hasta rígidas

En otros muchos países del mundo lo correcto sería decir la verdad, a pesar de las consecuencias que tendría para tu amigo. Las normas son las normas y tienen que ser iguales para todos. De otra manera ¿cómo puede funcionar la sociedad?

Las culturas de estos países se llaman “universalistas”. Así se llaman porque para las personas de estos lugares la justicia tiene que ser universal, igual para todos en todas las circunstancias. No hay excusas. No existen excepciones. Hay que acatar las normas sí o sí. O sufrir las consecuencias.

Según el psicólogo holandés Fons Trompenaar, algunas características de las culturas universalistas son:

  • Hay que prestar más atención a las reglas que a las relaciones humanas.
  • Una persona de confianza es quién cumple su palabra o contrato.
  • Existe una realidad única y verdadera.
  • Esta realidad verdadera es la que hemos acordado entre nosotros.

Conoce las reglas del juego

¿Cómo funciona en la práctica?

En mi trabajo, mediando en conflictos interculturales, este es un punto caliente. Ya que es fuente de numerosos choques culturales y de los más tristes y dolorosos…

En mi caso estoy trabajando entre estadounidenses bastante universalistas y españoles bastante particularistas. Cada año formo a españoles para vivir en mi país natal diciendo, “Por favor, tened muchísimo cuidado con las normas. Es importante conocer todas y cada una de las normas que te afectan. Es tu responsabilidad informarte, porque si incumples una norma, te caerán las consecuencias. Allí no aceptan excusas. Y no hacen excepciones.”

Como trabajo con personas muy educadas jamás discuten conmigo… hasta el día en que —queriendo o no queriendo— han incumplido una norma:

  • Parece mentira pero si un joven estudiante prueba alcohol una sola vez durante su estancia en Estados Unidos, puede quedar expulsado de su programa y encontrarse de vuelta a su país en el próximo vuelo.
  • Conozco un ingeniero español que estuvo trabajando en Estados Unidos cuando un día cruzó la calle fuera de un paso de peatones y… recibió una multa.
  • Una persona muy bien intencionada envió un paquete de jamón serrano por correo —en contra de todas mis advertencias— y el destinatario español en Nueva York recibió una fuerte advertencia de Aduanas de los Estados Unidos.

¿Cuál es la raíz del problema?

En España hay muchísimas normas. También hay bastante respeto hacia las normas porque es un país que funciona muy bien. La raíz del problema está en dos filosofías de vida muy distintas. En España, creemos apasionadamente que el mundo funciona mejor si utilizamos sentido común a la hora de interpretar y cumplir las normas. Y siempre tenemos en cuenta a las personas. Sabemos que existen miles de posibles excepciones para cada norma.

En Estados Unidos, creemos firmemente que el mundo funciona mejor con normas estrictas que todos cumplan por igual. ¿Tenemos en cuenta a las personas? ¡Por supuesto! Pero creemos que por su bien, les hacemos cumplir la ley, las normas, las reglas del juego social de nuestro país o nuestro colegio o nuestra familia. Creemos que así fomentaremos mayor seguridad en todos los niveles. Y el mundo será un lugar más feliz, más limpio, más ordenado. Todo tendrá más sentido porque todos saben y cumplen las normas.

¿Cómo sabemos si un país es particularista o universalista?

Como dicen en España, “cada maestrillo tiene su librillo”. Hay muchas maneras de clasificar a los países. En primer lugar, lo mejor es  comprender los conceptos de universalismo y particularismo para analizar la cultura de tu destino; puedes decidir por ti mismo hasta qué punto es similar o diferente a la cultura de tu país de origen.

Pero existe un modelo de clasificación (Luciana Nardona y Richard M. Steers) que me gusta mucho. Organiza el mundo en regiones para clasificarlas en cuatro categorías:

 

Extremadamente

Universalista

Moderadamente

Universalista

Moderadamente

Particularista

Extremamente

Particularista

Nórdicos

Germánicos

Anglosajones

 

Europa Este

Europa Latina

Árabes

Asia Este/Sureste

América Latina

África Subsahariana

**Los países incluidos en cada región se encuentra al final de esta página.

¡Ojo! Con las normas: en países universalistas y en países individualistas

En mi experiencia, cuando vienen a España personas de Inglaterra o Noruega u otros países individualistas, fácilmente se equivocan.

Cumplir las normas en cualquier pais

¿En qué se equivocan?

Llegan a España y ven que las personas a su alrededor no cumplen alguna norma. Por ejemplo, encuentran coches mal aparcados, en doble fila o en zonas donde está prohibido aparcar. Llegan a la conclusión (totalmente equivocada) que en España las normas no se cumplan y deciden hacer lo mismo… Y luego no pueden comprender porqué la grúa se llevan su vehículo.

Como periodista hice una pequeña investigación que incluía una mañana acompañando a dos policías locales para conocer su punto de vista. Aprendí las reglas invisibles que siguen los españoles a la hora de aparcar en doble fila o dejar el coche en una zona donde está prohibido aparcar: saben muy bien que solo se puede dejar un coche así durante unos minutos.

El problema, según la policía, es que los turistas que intentan imitar lo que observan, dejan el coche en una zona prohibida para ir a la playa… ¡Claro que tenían que llevar el coche!

La moraleja es que en cada lugar del mundo las personas tienen normas oficiales y no oficiales. Hay que observar muy bien para conocer las reglas del juego. Y también para saber si hay que cumplirlas o no…

*El psicólogo Fons Trompenaars explica este dilema en su libro “Riding the Waves of Culture”.

**Regiones

Países Anglosajones

(Estados Unidos, Reino Unida, Canadá, Australia…)

Países Árabes

(Dubái, Egipto, Arabia Saudí…)

Países de Europa del Este

(República Checa, Hungría, Polonia…)

Países de Asia Este/Sureste

(China, Japón, Corea, Singapur, Tailandia…)

Países de América Latina

(Argentina, Costa Rica, México…)

Países de Europa Latina

(Francia, Italia, España…)

Países Nórdicos

(Dinamarca, Noruega, Suecia…)

Países Germánicos

(Alemania, Austria…)

Países de África Subsahariana

(Ghana, Kenia, Nigeria…)

  Next Article

Allí donde fueras ¿Siempre tienes que hacer lo que vieras?

Puede que también estés interesado en...

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *