Choque Cultural: Fases y etapas

Author: No hay comentarios Share:
El choque cultural puede tener fases y etapas pero en realidad su duración es indefinida.

Existe mucho debate sobre las supuestas «fases y etapas» del famoso «choque cultural«. Pero si estás viviendo un choque cultural, lo único que querrás saber es: ¿cuánto tiempo puede durar?

A continuación vamos a ver diferentes modelos para contestar esta pregunta.

¿Cuáles son las fases de adaptación a otra cultura?

Empezamos con la versión más sencilla de las etapas del choque cultural. Hoy en día este modelo es bastante controvertido precisamente por su simpleza. Hemos confirmado que esta experiencia no siempre tiene fases y etapas definidas. Sin embargo, esta explicación clásica es un buen comienzo:

El choque cultural es una fase de la adaptación a otra cultura.

Aquí la línea violeta representa nuestro estado de ánimo normal y vemos las siguientes fases en la línea azul:

Luna de Miel – la felicidad y euforia inicial que podemos sentir al llegar a un destino nuevo.

Crisis – el gran encuentro con la realidad del choque cultural.

Recuperación – el proceso de aprender, solucionar, encontrar el equilibrio.

Adaptación – esta es la versión optimista donde sí nos adaptamos, volviendo a nuestro estado de ánimo de siempre.

Esta es una representación elemental que sirve para un primer contacto con este fenómeno. Es optimista porque la realidad es que no todo el mundo supera la fase de choque cultural. Algunos trabajadores expatriados deciden volver a su país de origen antes de terminar su contrato. Algunos estudiantes internacionales vuelven antes de terminar sus estudios. Y luego hay personas que permanecen en el país de destino, pero viviendo en guetos con sus compatriotas expatriados sin integrarse en la nueva cultura.

¿Cuál sería una visión más realista del choque cultural?

El antropólogo Geert Hofstede nos ofrece una visión más realista de nuestro panorama al encontrarnos en otro país, fuera de nuestra zona de confort:

El choque cultural es una crisis que no todo el mundo es capaz de superar.
El gran experto en interculturalidad Geert Hofsted explica las fases de adaptación con su choque cultural como un proceso que puede terminar bien o mal. Es una visión mucho más realista y práctica de la experiencia de cambiar de una cultura a otra: no todo el mundo supera el choque cultural.

Una vez más, la línea violeta representa nuestro estado de ánimo normal. A través de las líneas azul, verde y amarilla, vemos tres trayectorias diferentes. Siguen un camino parecido hasta llegar a la etapa de recuperación. A partir de ahí, aquellos representados por la línea verde consiguen una adaptación que les permite volver a su estado de ánimo normal (línea violeta). Pero, los reflejados en la línea amarilla no logran adaptarse, ya que nunca terminan de estar cómodos  en el nuevo país y de integrarse. O vuelven anticipadamente, o viven apartados en su burbuja. Pero también existe la posibilidad de terminar incluso mejor que antes, como vemos en la línea azul.

En conclusión, hay personas que consiguen encontrar su lugar en la nueva sociedad. Pero hay otras personas que no logran superar sus sentimientos negativos hacia el nuevo país y  su cultura. Y luego existe la posibilidad de idealizar la nueva cultura y sentirse mejor en ella  que en su país natal.

Hay que identificar los síntomas del choque cultural para superarlos.
Es importante conocer y reconocer los síntomas del choque cultural para actuar y superar esta etapa.

El choque cultural no se puede «dosificar»

Desgraciadamente no hay un mando de control para dosificar los factores que producen el choque cultural. Como se dice en inglés: when it rains it pours (Cuando llueve, llueve sobre mojado).

Entonces, ¿cuánto tiempo dura el choque cultural?

Depende. Durante mucho tiempo, los expertos notaban un extraño fenómeno, el choque cultural parecía adaptarse a la estancia de cada uno. Si estaba poco tiempo, la crisis parecía ser más breve. Y si duraba más tiempo, parecía prolongarse. Una explicación sería:

  • Si sabes que tu experiencia intercultural tiene fecha de caducidad, que vas a volver a casa, es más fácil adaptarse; porque todo es temporal. Superas la fase de choque cultural sabiendo que es solo una experiencia y  que pronto se acabará.
  • Si sabes que tu experiencia intercultural es permanente, que no vas a volver a casa, es más difícil adaptarte; porque no es solamente una experiencia, sino el resto de tu vida. Todo parece más importante, serio y grave.

Cuando vine un año a estudiar en España, pasé por todas las etapas del choque cultural y volví a casa añorando todo lo que dejé atrás. Fue un año de muchos retos, pero cada día se aceraba mi fecha de vuelta y era más llevadero, pues había un punto final.

Cuando volví a España, esta vez casada, con una niña de 2 meses y para vivir definitivamente, sufrí un choque cultural muy fuerte. Todo tenía otro color desde el punto de vista de la “eternidad”. Después de más de 20 años sigo sufriendo brotes de choque cultural. Ocurre cada vez que entro en una nueva faceta de esta cultura; cada vez que tengo que encontrar la manera de compaginar mis valores con los de esta sociedad.

Tu choque cultural es como una cebolla

El choque cultural es como una cebolla, otra metáfora para describir este fenómeno que viven expatriados, estudiantes internacionales y viajeros.

Conocí la explicación más divertida de las etapas del choque cultural gracias al gran experto en interculturalidad, George Simons (autor del juego intercultural Diversophy):

  • Tu primer encuentro con el choque cultural es como la capa exterior de una cebolla.
  • Superar los primeros retos es como quitar esa capa de la cebolla.
  • Pero después, encuentras otra capa: más choque cultural, más retos para superar.
  • Y superar esos retos es como quitar otra capa de la cebolla.
  • Y así sucesivamente, capa por capa. Hay que cortar, quitar, lidiar una y otra vez.
  • Y todo el tiempo: llorando.

Añadiría que una vez terminada una cebolla, te encontrarás con otra y luego otra más. Cuánto más tiempo vivas en el extranjero o trabajes con personas de otras culturas, más profunda puede ser tu experiencia. El choque cultural es una reacción normal a nuestra salida de la zona de confort. Por eso es inevitable, pero también esencial.

Y la conclusión sobre el tiempo que dura el choque cultural:

  • Una vez que estás en otra cultura, mientras sigas profundizando, seguirás encontrando nuevas facetas de la cultura y pasando por las diferentes fases del choque cultural, pero a otro nivel y quizás de otra manera.
  • Muchas de las personas que se integran en otra cultura llegan a un punto de adaptación en el que se acomodan y no siguen profundizando. Así pueden protegerse de más choques culturales. A veces se rodean de compatriotas expatriados como ellos, otras veces simplemente dejan de ampliar sus horizontes.

La cuestión entonces no es  cuánto dura esta crisis, sino  cómo gestionarla para poder aprovechar los numerosos beneficios de este tipo de experiencia.

Para amplicar información recomendamos:

Cinco Ventajas del Choque Cultural

Previous Article

Los síntomas del choque cultural: negativos y positivos

Next Article

¿Qué es el choque o fricción cultural?

Puede que también estés interesado en...