Cómo utilizar los estereotipos a tu favor

Author: 2 comentarios Share:
Los estereotipos pueden ser buenos o malos

Los estereotipos tienen muy mala fama, pero con razón y sin razón.

Existen los estereotipos porque son necesarios. Si no fuera por los estereotipos, tendríamos que analizar cada detalle de cada experiencia en cada momento. Así que, automáticamente clasificamos todo, desde los objetos hasta las personas:

  • A la hora de buscar  dónde sentarnos, es útil saber que algo pertenece a la categoría de “silla” aunque la silla que tenemos delante tenga una forma que jamás hayamos visto antes.
  • A la hora de trabajar con estadounidenses, es útil saber que lo más probable es que “un americano esté obsesionado con la puntualidad” incluso aunque no todos los americanos sean así.
  • Lo importante a la hora de clasificar a las personas es comprender cómo hacerlo, cuándo es adecuado hacerlo y por qué puede ser útil o no dependiendo de diferentes factores.

Los estereotipos pueden fomentar las buenas relaciones internacionales.


Según Nancy J. Adler, las estereotipos pueden aportar ventajas si nos informan correctamente sobre una norma cultural. Una vez más visualizamos la cultura como un iceberg.

La cultura gastronómica y alimentaria de un país ofrece muchas lecciones interculturales.

Básicamente si un estereotipo describe correctamente un aspecto del iceberg cultural que está bajo la superficie, puede ser útil.

  • Los japoneses valoran mucho las muestras de respeto hacia las personas.
  • En España, la comida, y sobre todo comer juntos y bien, es sagrada.
  • La vaca, para los indios, es sagrada y hay que mostrarle respeto.
  • Los alemanes prefieren (valoran) una comunicación muy directa.

Estos son estereotipos que describen normas culturales que la mayoría de las personas en cada destino aceptarían como correctos. Conocer estos estereotipos podría ayudarnos a la hora de acercarnos a personas de estas culturas. Avisan sobre valores o reglas ocultas que deberíamos observar para adaptarnos, integrarnos o simplemente mostrar respeto en el país destino.

Los estereotipos de otras culturas solo sirven si cumplen estos criterios.

Los estereotipos pueden ser correctos o incorrectos
«A los españoles les gustan los toros» es un estereotipo poco adecuado hoy en día. En realidad, los españoles están bastante divididos por el tema de los toros. Algunos son muy aficionados, mientras que otros están muy en contra. Algunos no lo tienen claro. Un estereotipo mucho más acertado y útil sería decir que «hay que tener mucho cuidando hablando de los toros en España».

Según Adler, un estereotipo útil a nivel intercultural debe cumplir estos requisitos. Debe ser:

  • Acertado – describe una norma cultural correctamente; nos dice algo útil sobre el funcionamiento de otra cultura.
  • Descriptivo – describe una realidad que se puede observar, sin juzgar a las personas o sus costumbres, normas, valores, creencias o filosofía de vida.
  • Inicial – representa una primera pincelada de otra cultura, un punto de partida para comenzar a explorar.
  • Cambiante – evoluciona y cambia con nuestra experiencia.
  • Consciente – sabemos muy bien que es solo un estereotipo y como tal, una generalización que describe grandes tendencias en valores, creencias y normas y no a personas individuales.

¿Qué hace que un estereotipo sea nefasto?

Adler también describe cinco fallos principales en los estereotipos inefectivos (y malos). Son:

  1. Erróneos: es falso que “los españoles son perezosos”. La verdad es que en España la gente trabaja muy duro. Es cierto que paran para tomar café juntos a media mañana y que luego dedican una o dos horas para «comer bien» a la hora de comer. Pero su jornada puede terminar a las 8:30 o las 9:00 de la noche; es el precio que pagan por organizar su trabajo a su manera. Un estereotipo más acertado sería que «a los españoles les gusta disfrutar trabajando».
  2. Críticos: “los franceses son arrogantes” es un estereotipo inútil que no nos ayuda a comprender, convivir y trabajar con franceses. En vez de limitarse a describir una realidad, juzgan a las personas, sus ideas, sus costumbres, sus valores, sus actitudes y hasta su persona.
  3. Personales: Jessica es una maleducada “porque es americana” y “los americanos son una panda de maleducados”. En lugar de describir de forma objetiva normas, reglas, valores y creencias de una cultura, son prejuicios injustificados contra individuos concretos. Lejos de fomentar la paz en el mundo y entre personas, fomentan el conflicto.
  4. Rígidos: No  evolucionan con nuestra experiencia, sino que nos aferramos a ellos. Creemos que “los americanos son unos ignorantes” pero hemos conocido a varias personas cultas durante nuestra estancia en Estados Unidos. ¿Qué ocurre?  Podemos modificar nuestra creencia y aceptar que en EEUU hay personas cultas e incultas (como en todas partes). O podemos concluir que hemos tenido la suerte de encontrarnos con unas  pocas personas cultas en un país de ignorantes.
  5. Inconscientes: quizás lo peor de los estereotipos inadecuados e inefectivos es que no somos en absoluto conscientes de ellos. ¡Nos los creemos sin cuestionarlos! Sabemos muy bien cómo son los italianos, los alemanes, los chinos y los marroquíes y punto.

¿Cómo podemos utilizar los estereotipos para acercarnos a otras culturas?

Los estereotipos de otras culturas pueden ser útiles y efectivos

El primer paso es abrir los ojos

Ante todo, debemos asumir  los estereotipos que tenemos sobre personas de diferentes culturas y recordar siempre que existen dos tipos:

  • Estereotipos inefectivos, los que no nos ayudan o son incluso dañinos (y contribuyen al choque cultural).
  • Estereotipos efectivos, que sí nos ayudan y pueden llegar a  aportarnos beneficios.

El segundo paso es cuestionar nuestras ideas sobre los demás

Hay que cuestionar cualquier idea o creencia que tengamos sobre personas de otras culturas. ¿De dónde vienen estas ideas e imágenes de los demás? ¿Se basan en nuestra experiencia personal? ¿Es justo generalizar basándonos en nuestra experiencia con una sola persona de otro país? ¿Tenemos información suficiente para estar seguros de las ideas que tenemos sobre los chinos, los nigerianos, los griegos…?

El tercer paso es conocer estereotipos acertados sobre otras culturas

«When Cultures Collide» (solo en inglés) es un excelente libro que presenta un sistema de estereotipos interculturales sorprendentemente acertado. Se conoce como «El Modelo Lewis» (solo en inglés) y ofrece estereotipos muy útiles para acercarse a otras culturas con los ojos abiertos.

¿Y por último?

Los estereotipos son adecuados o inadecuados

Y ahora, solo nos queda lo más importante (y divertido): ir más allá  para conocer de verdad cómo son las personas de otras culturas, más allá de los estereotipos sobre su cultura. A nivel personal, veremos que los estereotipos nos pueden indicar diferentes caminos, pero llegaremos a destinos muy personales e individuales. Porque cada persona expresa los valores de su cultura a su manera. Cada uno interpreta y adapta las normas de su cultura a sus circunstancias. Cada uno está más o menos a favor o en contra de diferentes aspectos de su propia cultura…

¿Cuántos amigos tienes que son de otras culturas muy diferentes a la tuya?

¿Cuántas culturas conoces a fondo?

¿Has vivido en otro país durante una temporada?

Como dice el refrán: «El mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años. El segundo mejor momento para plantar un árbol es ahora mismo.»

¡A por ello!

Previous Article

Hablar en público en inglés: haz como los nativos

Next Article

Así invertimos en nuestras relaciones internacionales

Puede que también estés interesado en...

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *