Descubre el software de tu mente

Author: No hay comentarios Share:
La antropología define cultura como un software mental que influye en todos los aspectos de nuestra vida.

Llevas una especie de software instalado en tu mente. Parece algo de ciencia ficción, pero es real. Es un programa que te sirve de guía en todas tus decisiones, condiciona tus preferencias e influye hasta en tu brújula moral. Es la cultura, no solo de tu país de origen sino de tu región, tu localidad, tu familia, tu profesión.

La metáfora del software de la mente es obra del antropólogo Geert Hofstede y nos ayuda a comprender no solo nuestra cultura, sino los efectos que ejerce sobre nosotros.

¿Cuándo se instala nuestro programa cultural?

Hay quien cree que la «instalación» comienza antes de nacer, pero lo que sabemos con seguridad es que nuestra llegada al mundo fue el comienzo de un complejo proceso de programación.

Según Hofstede los primeros 10 años de nuestras vida son críticos en nuestro aprendizaje; y los patrones que aprendemos durante la primera década serán muy difíciles de “des-aprender”.

¿Cuál es el principal propósito de este software mental?

Todos los seres humanos tienen que solucionar los mismos problemas:

  • Hay que relacionarse con otros seres humanos
  • Tenemos que cubrir nuestras necesidades básicas
  • El tiempo se nos presenta como un pasado, un presente y un futuro que hay que abordar de alguna manera
  • La incertidumbre de la vida nos empuja a aceptar o evitar riesgos

La cultura es la respuesta de un grupo a los problemas universales de la vida. Es un conjunto complejo de miles de millones de respuestas a todos los retos que nos plantea la vida. El software mental de cada cultura representa un paquete de soluciones que  va pasando de una generación a otra.

Nuestra cultura no nos quita nuestra libertad para decidir

No hay que llevar esta metáfora al extremo. Estamos bien programados, sí. Nuestra cultura influye mucho en si estamos o no dispuestos a comer escorpiones, sesos de mono, caracoles o chocolate, pero somos libres para decidir.  

Hofstede explica que la cultura “indica lo que es probable”, pero que cada uno de nosotros tiene la capacidad para desviarse de la norma de nuestra cultura y para actuar de manera “nueva, creativa, destructiva e inesperada”.

La cultura es como un software mental que instala nuestra sociedad según el antropólogo Hofstede.

No es posible tener tu propia cultura (individual)

La cultura siempre pertenece a un grupo y se conoce como la “programación colectiva de la mente que distingue a un grupo de otro grupo”. Pero para comprender mejor el funcionamiento de cada ser humano, este antropólogo nos explica  el contexto de nuestra programación:

  • Naturaleza humana. Todos compartimos una base conocida como nuestra naturaleza humana, universal. Es heredada, se ha transmitido de una generación a otra a través de nuestros genes.
  • Cultura. Compartimos nuestra cultura con nuestro grupo o varios de grupos de referencia comenzando con nuestra familia, que está influida por la cultura de nuestra localidad, nuestra región y nuestro país. Si perteneces a una religión añades otro nivel de programación mental. Y lo mismo ocurre con tu profesión, que te inculcará toda una cultura que compartes con un grupo de personas. La pertenencia a un club deportivo también puede suponer una programación mental. Y así vamos sumando cada vez más programas para diversificar la cultura de cada uno. El concepto de “programación mental” representa el hecho de que a diferencia de nuestra naturaleza heredada, la cultura siempre es aprendida.
  • Personalidad. Cada uno tiene su propia personalidad, pero aquí tenemos una mezcla de lo heredado y lo aprendido. Puedes nacer con una clara tendencia a la extroversión, pero pronto aprenderás cómo puedes expresar esa tendencia.

El software de nuestra cultura influye en la manifestación de nuestra personalidad

Una cultura colectiva como la que encontramos en España valora más  las personalidades extrovertidas que las introvertidas. Una persona introvertida aprende desde pequeña que “debería” ser más extrovertida, que es importante acercarse a las personas, darles dos besos en las mejillas, sonreír, hablar con ellos y hasta “disfrutar” —quieras o no— compartiendo tu vida con las personas. Puede ser hasta traumático para los más introvertidos tener que plantearse la vida así. Pero ser demasiado introvertido en España se considera “raro”.

En Estados Unidos ocurre todo lo contrario. Ser introvertido es algo generalmente aceptado e incluso valorado positivamente por muchas personas. La particular “marca” de individualismo que fomentamos en EE.UU. quiere “celebrar” y “honrar” las diferencias de cada uno, porque se cree hasta el extremo que cada ser humano es único. Hay que aceptar a cada uno como es. Si eres introvertido, lo correcto es respetar tu deseo de estar solo, a tu aire, haciendo lo que  te gusta. No hay que forzar a las personas a salir, saludar y ser sociables en contra de su voluntad y en contra de su carácter. Así que la cultura afecta a cómo expresamos nuestra personalidad y también a nuestra autoestima.

Cómo descubrir tu software mental…

Descubre tu software mental según el modelo de Hofstede

Como siempre, la mejor manera de hacer visible el programa que llevamos dentro, es salir  de nuestra burbuja cultural. El simple hecho de cambiar de ciudad puede abrirnos los ojos, mucho más si cambiamos de región. Y por supuesto, veremos con mucha más claridad si cambiamos de país o de Occidente a Oriente o al revés. Cuanto más grande el cambio, más fuerte la revelación que vamos a vivir.

Pero hay un ejercicio de la Formación Intercultural que es muy útil para poner al descubierto esos programas que llevamos instalados en nuestra mente. Hay que comenzar dibujando  un gran círculo en una hoja, para después dividirlo en trozos como si fuera una tarta. Cada pieza representa cada una de las distintas fuentes de tu programación cultural. Puedes variar los trozos de tu círculo en función de la importancia que le das a cada fuente. Los resultados te sorprenderán, sobre todo cuando compares con la programación de cada una de las personas a tu alrededor. Y cuanto más diverso sea tu entorno, más útil te será este ejercicio.

Previous Article

Diversidad cultural y adaptación ¿quién tiene que adaptarse a quién?

Next Article

¿Limpio o sucio? Depende de donde nazcas

Puede que también estés interesado en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *