Expatriado, aquí tienes la formación que marcará la diferencia

Author: No hay comentarios Share:
expatriado feliz

En el artículo de hoy vamos a ver la preparación para marcar la diferencia entre el fracaso y el triunfo como expatriado. Si te encuentras lejos de tu país, zona de confort o más allá de tus fronteras, son muchas las adaptaciones que tienes que hacer, como por ejemplo:

  • Aprender otro idioma.
  • Otros estilos de comunicación.
  • Diferentes métodos de liderazgo.
  • Otra manera de organizar el trabajo.
  • Distintas formas de trabajar en equipo.
  • Nuevas y sorprendentes prioridades en todos los ámbitos de tu nueva vida.

Y esto es solo el principio…

¿Qué necesitas como trabajador para convertirte en un buen expatriado?

  • ¿Se trata de ser el más cualificado para el trabajo?
  • ¿La clave está en tus conocimientos y habilidades técnicas?
  • ¿Es cuestión de negociar el mejor contrato con un buen paquete de beneficios?
  • ¿Deberías conocer de antemano tu destino?
  • ¿Tendrías que saber algo de la cultura?
  • ¿Es imprescindible dominar otro idioma?

Demasiadas veces la triste realidad es que:

  • Tu empresa te elegirá únicamente en función de tu competencia técnica.
  • Tú te preocuparás principalmente por temas económicos y prácticos.
  • Y los temas lingüísticos y culturales se quedarán en un segundo plano (en caso de que lleguen a formar parte de la preparación).

Es decir, la gran mayoría de los expatriados como tú se lanzan al vacío para probar suerte en el extranjero con poca o nula preparación intercultural (grave error).

Algunos triunfan a golpe de ensayo y error, sufriendo más de la cuenta, mientras que otros se estrellan contra las rocas de los grandes retos que encuentran en el extranjero. Su futuro es una auténtica lotería.

La formación intercultural es la caja de herramientas que todo expatriado necesita

herramientas para expatriados
Numerosos estudios han demostrado que la formación intercultural (cross-cultural training) para expatriados marca la diferencia entre:

  • Lanzarte a la jungla sin mapa, ni brújula, ni herramienta alguna.
  • O adentrarte en la jungla bien equipado, listo para ir directamente hacia la meta.

A continuación, vamos a analizar los beneficios de la formación intercultural (cross-cultural) desde el punto de vista del trabajador expatriado, que necesita muchas herramientas para gestionar su vida y su trabajo en el extranjero.

Ganar en “Competencia Cultural”

Es un hecho demostrado que el conocimiento cultural importa, puesto que su déficit influye en la creación de barreras, impide la colaboración, provoca conflictos… pero solo cuando no se tiene competencia cultural. Un expatriado con alto nivel de competencia cultural puede aprovechar las diferencias culturales para aumentar la productividad y la creatividad de su equipo, empresa o delegación.

¿Qué es la competencia cultural?

También se conoce como «inteligencia cultural» y es el conjunto de conocimientos, habilidades y actitudes que necesitas para convivir y trabajar con personas de distintas culturas.

Existen herramientas muy útiles que puedes utilizar como expatriado para integrarte más rápidamente en la cultura de destino.

Equípate con una serie de indicadores, marcadores, dimensiones y medidores que te ayudarán a descubrir y descifrar las reglas invisibles en tu lugar de destino.

Enseñar y explicar estas herramientas es una de las funciones principales del “cross-cultural training” (formación intercultural) que las grandes multinacionales sí se toman muy en serio.

Conocer cómo se ve nuestra propia cultura desde fuera

Como expatriado no querrás meter la pata, pero sin autoconocimiento cultural lo harás inocentemente. A veces tus nuevos colegas te perdonarán; otras no.

La formación intercultural te ofrece un espejo muy particular. Por primera vez, verás tu cultura desde fuera. Descubrirás lo que el resto del mundo realmente piensa y siente a la hora de trabajar y convivir con personas de tu país.Y  lo que es más importante, descubrirás por qué piensan así; y de esta manera,  también los conocerás mejor.
formacion para expatriados

Cambiar nuestra visión del mundo entero

Muchos expatriados son elegidos en función de su competencia técnica, sin tener en cuenta su nivel de conocimiento sobre el mundo fuera de sus fronteras.

Pero tú, como el resto de lectores de Inteligencia Cultural, sigues las noticias, lees la prensa todos los días y tienes una idea básica sobre la situación mundial. Y esto te beneficia:

  • Has construido una buena plataforma de lanzamiento.
  • La formación intercultural ahora puede lanzarte al espacio.

La formación intercultural aporta al expatriado un cambio radical en su visión del panorama internacional en general y de su situación personal o profesional en particular.

Descubrir nuestros estereotipos para eliminar los erróneos

Como expatriado llevarás muchos estereotipos contigo al extranjero. Pero, si no eres consciente de estos estereotipos, no serás capaz de distinguir entre los buenos y los malos. Y hay que diferenciarlos para aprovechar  los que son útiles y eliminar los que son dañinos. Nunca es tarde para ser consciente de los estereotipos que llevas dentro, pero cuanto antes mejor.

Desarrollar “altas capacidades internacionales”

En el extranjero nos encontramos en una auténtica “jungla mental”. Incluso lo más cotidiano es diferente, de alguna manera. Hay que desarrollar nuevas capacidades para la solución de problemas, conflictos y retos de todo tipo (como la comunicación intercultural, que va mucho mas allá del idioma). Es otro motivo más para formarte antes de salir de tu zona de confort.

A través de prácticas dinámicas podemos comenzar a desarrollar  las altas capacidades que necesitarás en el extranjero. Y si ya estás allí, nunca es tarde para comenzar.

Fortalecer una gran fuente de energía: la autoestima

Solo tienes que imaginarte como expatriado en un nuevo país, con los ojos vendados, intentando buscar casa o afianzarte en el trabajo. Cada día tendrías que tropezar, chocar contra la pared, caer al suelo y morirte de miedo a la hora de intentar cruzar la calle. Esta es la experiencia del expatriado no preparado para vivir y trabajar en el extranjero. Está ciego ante un sinfín de riesgos, pero también ante infinitas oportunidades.

La autoestima es el combustible que propulsa nuestra voluntad para seguir adelante bajo presión y ante tantos cambios, novedades y dilemas personales y profesionales. Estar bien equipado con herramientas para superar retos desde el primer día, es otra ventaja que una formación especializada ofrece al expatriado.

Descubir el camino hacia la felicidad sin fronteras

El eje central de todos los beneficios de la formación intercultural es la competencia cultural. Y es la fórmula para la felicidad en el extranjero: (Conocimientos + Habilidades) (Actitudes) = Felicidad

Victor Küppers explica muy bien el rol de nuestra actitud…

Es muy sencillo: cuanto mayor sea nuestra competencia cultural, más felices seremos en el extranjero.

Reducir el nivel de estrés, dentro de lo posible

Volviendo a la metáfora de la jungla: es lógico que cuanto mejor equipados estemos, menos estrés sufriremos. La jungla sigue allí. Los retos siguen siendo los mismos. Pero estamos preparados.

 

expatriados en el extranjero

 

Disfrutar de suficiente confianza

El mayor error de los expatriados es refugiarse en guetos con otros expatriados.Las personas nativas de  tu lugar de destino pueden ayudarte a entrar en la nueva cultura por la puerta grande . Y la confianza es tu llave para cultivar las relaciones que te abrirán la puerta.

El problema es ¿cómo conseguir la llave? ¿Cómo cultivar la confianza con “ellos”? Es otra función de la formación intercultural: enseñarte cómo conseguir y utilizar esta llave, que es distinta en cada cultura del mundo…

Trabajar bien con personas muy diferentes a ti

Una buena formación intercultural te preparará para gestionar las desventajas de la diversidad intercultural y aprovechar las ventajas. (Leer más en Equipos Multiculturales, Ventajas y Desventajas).

Cultivar expectativas realistas para aún mayor felicidad sin fronteras…

Otro problema que tienes como expatriado o futuro expatriado son tus expectativas: muchas son inconscientes. Te das cuenta de que tus expectativas no se cumplen. El fenómeno de choque cultural tiene sus raíces en nuestras expectativas:

  • Cada vez que experimentamos síntomas de choque cultural deberíamos examinar nuestras expectativas. ¿Qué es lo que estábamos esperando que ocurriera? ¿O qué es lo que esperábamos encontrar?
  • Una vez que seamos conscientes de nuestras expectativas, podremos examinarlas para averiguar la fuente del choque. Y a menudo descubriremos profundas diferencias culturales.

Para un expatriado quizás lo más útil de la formación intercultural es el ajuste en sus expectativas. Es una oportunidad para ser consciente de los criterios que no se cumplirán en el país de destino por un simple motivo, allí tienen otros criterios muy distintos.

El mejor expatriado es el más preparado

Como expatriado tendrás que tomar más decisiones que nunca, todas las decisiones cotidianas de siempre, más otras nuevas e incluso inesperadas:

  • Equípate con nuevos criterios para ser efectivo.
  • Cultiva otro sentido común adaptado a la lógica de tu destino para acertar.
  • Prepárate para otras definiciones de “normal”.

Es posible que un expatriado salga al exterior sin preparación cultural alguna y que triunfe. Pero solo a base de muchísimo esfuerzo reinventando una rueda que los expertos en formación intercultural ya tenemos muy bien diseñada.

Si quieres saber más, contacta con la coordinadora de Inteligencia Cultural.

 

Fuentes de información:

The Psychology of Culture Shock, Colleen Ward, Stephen Bochner, Adrian Furnham
Intercultural Communication Training, Richard Brislin and Tomoko Yoshida

Previous Article

Entrevista a Raúl Velasco: La vida de un ingeniero español y expatriado

Next Article

9 Dilemas de los expatriados

Puede que también estés interesado en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *