La diversidad multicultural tiene ventajas… y desventajas ¿Cuáles son?

Author: 1 comentario Share:
Los equipos multiculturales son más productivos

La diversidad cultural está de moda, no paramos de oír hablar de sus ventajas. Y es cierto: un equipo multicultural tiene ventajas ¡y muchas! En las condiciones adecuadas, puede ser más creativo, más productivo y más efectivo a la hora de solucionar problemas (hasta los más complejos y difíciles de resolver).

Sin embargo, la diversidad también tiene un precio: grandes desventajas en forma de enormes retos que hay que saber gestionar correctamente. De lo contrario, los equipos multiculturales muchas veces fracasan, y de la peor manera.

Vamos a detenernos primero en las desventajas, para después conocer las ventajas.

Hay que saber gestionar las desventajas de la diversidad cultural

Y estas son las desventajas que conlleva la diversidad:

Como es de esperar, las personas de cada cultura se guían por los valores que les han sido inculcados desde su nacimiento. Y además, como buenos seres etnocéntricos que somos, todos creemos que lo nuestro es lo mejor. Cada uno cree que sabe lo que es “normal”, “raro”, “bueno”, “malo”, “más importante” y “menos importante».

Es imprescindible que los equipos multiculturales comprendan este fenómeno y que tengan herramientas para neutralizarlo.

Los equipos multiculturales son más creativos y productivos.

  • Aumento de ambigüedad, complejidad y confusión

Podemos encontrarnos con personas de nuestra misma cultura que sean radicalmente diferentes a nosotros. Sin embargo, la cultura que compartimos nos ayuda a (como mínimo) saber de la existencia de la postura del otro.

Convivir y trabajar con personas de otras culturas, sin embargo, rompe nuestros esquemas porque introduce ideas, valores, posturas e incluso creencias que jamás hemos considerado. Y que muchas veces  consideramos incluso absurdos.

Abrirnos a personas de otras culturas es abrir una puerta hacia la ambigüedad; permite la entrada de  factores que complican hasta la situación más cotidiana. Aumenta la complejidad de cada tarea. Y por supuesto, esto crea confusión a veces.

Afortunadamente, hay múltiples técnicas y herramientas para gestionar esta faceta de nuestra vida y nuestro trabajo a nivel internacional, intercultural e multicultural.

  • Problemas de comunicación

Las personas de otras culturas no solo tienen que superar barreras lingüísticas. Hay que comprender el estilo directo o indirecto de comunicación de cada cultura para comunicarse bien y no meter la pata. Y a partir de ahí, hay que entrar en el laberinto de la cultura con la que estemos trabajando; porque cada cultura tiene reglas para expresar descontento, exigir un cambio, persuadir y mucho más.

Cuantas más culturas coincidan en un equipo, mayor será el  riesgo de problemas de comunicación, de malentendidos y de tiempo  perdido (y productividad) para solucionar problemas y reparar relaciones.

La Comunicación Intercultural es objeto de numerosos estudios de antropología, psicología y de organización internacional de empresas. Hoy en día disfrutamos de estrategias de probada eficacia para superar este reto y comunicarnos mejor con personas de cualquier cultura.

La comunicación intercultural para equipos multiculturales

  • Dificultad para ponerse de acuerdo y tomar decisiones

Cualquier decisión que tomemos depende de nuestros criterios. Y nuestros criterios no son solo personales, sino culturales. Desde nuestro primer día en este planeta, nuestros padres, profesores, entrenadores y más han ido inculcándonos los valores, creencias y reglas de nuestra cultura.

¿Quién es tan ingenuo como para pensar que es fácil que dos personas de culturas diferentes tomen decisiones conjuntamente? Y el reto aumenta dependiendo de la relevancia de la decisión.

Es importante que los equipos multiculturales sigan unas pautas para hacer visibles los criterios de cada uno. También existen pautas para mejorar la toma de decisiones entre personas de diferentes culturas, incluso cuando no comparten valores importantes.

  • Desacuerdo sobre normas, estrategias, prácticas y procedimientos.

Las empresas internacionales rápidamente aprenden que tienen que operar tanto a nivel global como a nivel local. Si  los directores en la sede central de Nueva York quieren empleados felices en España, tienen que comprenderles y permitirles  adaptar algunas de sus directrices.

Este es un proceso que requiere altos niveles de inteligencia cultural y sobre todo habilidades para crear sinergias. Porque en este campo, la innovación es muchas veces la mejor opción; en vez de imponer una cultura u otra, buscamos crear una nueva cultura dentro de la empresa.

Con tantas desventajas ¿la diversidad cultural vale la pena?

¡Claro que sí!

Los equipos internacionales e interculturales tienen mayor capacidad.

Si oímos hablar tanto de las ventajas, es porque realmente existen. Pero ¡ojo! Hay que saber gestionar los retos de las desventajas para obtener estas ventajas.

Estas son las ventajas de las  que podemos disfrutar si sabemos cultivar las buenas relaciones internacionales dentro de nuestros equipos multiculturales:

  • Horizontes más amplios

Los miembros de un equipo multicultural pueden estar mucho más abiertos a nuevas ideas comparados con los de  equipos homogéneos. Si cultivamos su inteligencia cultural, reduciendo su etnocentrismo, pueden abrirse a la diversidad que represente la experiencia de cada uno. A partir de ese momento, abren sus horizontes para descubrir, combinar, compaginar y crear conceptos que antes ninguno hubiera sido capaz de imaginar.

  • Más perspectivas

Imagina que tenemos una grieta enorme en un edificio y tenemos a a cinco arquitectos alrededor, mirando el problema y estudiando posibles soluciones. Cada uno tiene su perspectiva, pero todos comparten la misma “cultura arquitectónica”.

Ahora imaginemos que alrededor de la grieta tenemos dos arquitectos, un par de ingenieros, un geólogo y un experto en ciencias medioambientales. Cada uno tiene su perspectiva y también aporta la “cultura” de su especialidad. Enriquecemos las perspectivas de todos.

Esto es exactamente lo que ocurre en los equipos multiculturales, incluso a un nivel más alto: podemos combinar perspectivas personales, con perspectivas de diferentes especialidades, además de las perspectivas de culturas muy distintas.

Cuando sumamos distintas perspectivas añadimos complejidad a cualquier tarea, pero también más posibilidades para innovar, mejorar y superar límites. Y así  es como  los equipos multiculturales nos pueden hacer más competitivos a nivel internacional (y local, claro está).

Pero, una vez más, es esencial que los equipos comprendan los retos de esta complejidad y que sepan gestionarlos adecuadamente. Si no, no hay ventajas sino desventajas (en forma de conflictos, malentendidos, falta de confianza y, en consecuencia, pérdida de productividad).

  • Múltiples interpretaciones

Ocurre exactamente lo mismo con las interpretaciones que con las perspectivas. Cada miembro de un equipo multicultural es una sorpresa en potencia. Ante cualquier problema, reto o tarea, cada uno puede interpretar los hechos de una manera totalmente distinta. Es un terreno fértil para el choque cultural.

Los equipos multiculturales necesitan formación intercultural y herramientas prácticas para que sus diferencias aporten beneficios.

La diversidad aumenta la creatividad

  • Mayor creatividad

Está demostrado en numerosos estudios que los equipos multiculturales tienen el potencial para ser muchísimo más creativos que los equipos más homogéneos culturalmente. Esto ocurre precisamente gracias a sus grandes diferencias, pero siempre y cuando sepan gestionarlas, apreciarlas y sacar provecho de ellas.

  • Mayor y mejor capacidad para solucionar problemas

Como es de esperar, los más creativos encuentran mejores soluciones a cualquier problema. Los equipos multiculturales bien liderados, gestionados y formados reúnen todos las ingredientes para ser los mejores a la hora de aportar soluciones novedosas para cualquier problema.

  • Mejores relaciones internacionales

Como es lógico, los equipos multiculturales cuentan con un gran recurso: nativos que conocen a fondo las culturas de los países en los que la empresa está o quiere estar operando. Son personas capaces de servir de puente entre dos o más mundos. Son verdaderos tesoros que ofrecen información, perspectivas e interpretaciones para mejorar relaciones con empleados, clientes, proveedores e incluso gobiernos en el extranjero.

La única manera de hacer un marketing efectivo en cualquier país es adaptándose a la cultura del destino. Los equipos multiculturales arrasan una vez más porque pueden aportar estrategias efectivas para sus culturas natales. (Ver «Claves para un plan de marketing más intercultural«.)

Un plan de marketing internacional es un plan de marketing intercultural.
Un buen  marketing a nivel internacional requiere la máxima inteligencia cultural. Es importante formarte primero en temas de interculturalidad. También hay que desarrollar una perspectiva multicultural que respete los valores de diversas personas.
  • Mejor comprensión de mercados locales en todo el mundo

Las reglas del juego cambian en cada lugar. Así que una vez más, los equipos multiculturales que cuentan con nativos de los países destinos aportan ventajas. Pueden aconsejar sobre cómo actuar en diversas situaciones.

Hay que cultivar la diversidad como si fuera un huerto

Sería absurdo decir que cultivar un huerto no tiene sentido porque puede fracasar, porque puede salir alguna mala hierba, porque existen plagas…

Y es así con la diversidad. Es un fenómeno que puede fomentar conflictos o colaboraciones. Puede aumentar o disminuir la productividad. Puede convertir nuestro proyecto en una jungla donde no haya quien entre, o en un huerto que nos dé buenos frutos de la mejor calidad.

La diversidad ofrece ventajas para un equipo multicultural pero hay que cultivarla.

Todo depende de cómo lo trabajemos. Hay que preparar el terreno con una buena formación intercultural específica para el trabajo en equipos multiculturales. Luego, hay que saber liderar y gestionar el equipo, de manera que las malas hierbas se detecten siempre a tiempo para arrancarlas desde la raíz y así seguir creciendo.

De esta manera, nuestros equipos multiculturales van a ser los más productivos, los más creativos y los más innovadores…

…Y seguramente los más felices también.

 

  Next Article

¿El mejor jefe? Depende del país

Puede que también estés interesado en...

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *