Los estadounidenses ¿Se creen superiores?

Author: No hay comentarios Share:
Los ciudadanos de EEUU crean choque cultural con su actitud de arrogancia y superioridad a la hora de tratar con otras culturas.

¿Se creen los estadounidenses que son superiores a personas de otras nacionalidades y países? En un foro de Internet, lanzaron esta pregunta. Y la mayoría de los participantes estadounidenses respondieron según uno de estos modelos:

  • Qué sí, que nos creemos superiores, y por estos motivos…
  • ¡Por supuesto! Porque todos los seres humanos se creen superiores.
  • Es cierto… y deberíamos avergonzarnos por ello.
  • ¿Cómo que superiores? Si somos un pueblo muy humilde…

¿Cómo piensan los norteamericanos de verdad?

Por supuesto que nos creemos superiores. Y a continuación, explicaré este “complejo de superioridad” desde mi experiencia como expatriada estadounidense con más de dos décadas fuera de mi país y tres décadas investigando y analizando este fenómeno. Después, ofreceré unos consejos para llevarte con mis compatriotas que todavía no están concienciados sobre este aspecto de sí mismos.

Etnocentrismo: los americanos de EE. UU. somos unos etnocéntricos convencidos

En nuestra defensa, recordemos que todos los seres humanos somos etnocéntricos. Es inevitable que nuestro punto de referencia sea nuestra cultura y que “lo nuestro” sea siempre “lo normal”, “lo bueno” y “lo preferente”. Igual que tú, cada ciudadano de EE. UU. da por hecho que lo suyo es superior.

Ahora bien, nuestra posición como (todavía) primera potencia mundial, refuerza nuestro etnocentrismo: nos da argumentos para creer que tenemos razón. De ahí, estamos en un círculo vicioso y nuestro etnocentrismo puede ser muy exagerado.

Estados Unidos el el país más poderoso del planeta por eso ofrende tanto su actitud de omnipotencia, arrogancia y superioridad. Crea grandes choques culturales en todo el mundo a nivel político y personal.

Popularidad: Estados Unidos gana su concurso de popularidad

El 11 de septiembre de 2001 abrió los ojos de muchos estadounidenses. “¿Por qué nos odian?” se preguntaron. Hasta ese momento todavía creíamos que éramos los “más populares” del mundo y que “todo el mundo quería ser americano”.

Aun así, seguimos siendo realmente populares a nivel global:

  • Hollywood triunfa en cientos de países.
  • El mundo se viste de diseños “Made in the USA”.
  • Nuestras hamburguesas y pizzas nutren una verdadera epidemia de obesidad.

Y el “país de inmigrantes” sigue atrayendo gente de todo el planeta:

  • Emigrantes y refugiados
  • Médicos, ingenieros, programadores
  • Investigadores, doctores, estudiantes internacionales

Las bases estadounidenses de nuestro concurso de popularidad, nos dan la razón otra vez. ¡Somos los mejores del mundo! “Los buenos” nos quieren. Solamente “los malos” (nuestros enemigos) no nos quieren (y eso por envidia seguramente).

El etnocentrismo de EEUU es conocido en todo el mundo. Los americanos se creen superiores a los demás.

Cultura de Auto-Promoción

Además de comprender nuestro enfoque de superioridad, es primordial conocer una práctica cultural de EE. UU.: la autopromoción.

Desde la cuna, los americanos aprendemos el arte de “autopromocionarse”. Y esto contribuye a nuestra mala fama de arrogantes:

  • Somos etnocéntricos como los demás (tú, querido lector, incluido)
  • Somos primera potencia mundial (gracias a nuestros méritos, creemos)
  • Los más populares somos nosotros (también gracias a nuestros méritos, por supuesto)
  • Y encima ¡lo anunciamos sin pudor!

En casa, en el colegio, en el trabajo, aprendemos a ser muy francos no solo hablando de nuestras debilidades, sino de nuestras fortalezas. ¿Quién mejor para hablar sobre mí, que yo misma? Es mi responsabilidad dar a conocer quién soy y qué puedo ofrecer.

Y este enfoque llega a nuestras relaciones internacionales a veces. Pero no solo a nivel institucional, sino en el ámbito personal y cotidiano, hablando con personas de otras nacionalidades. O, cómo no, colgando comentarios en Internet.

Posición Geográfica de los Estados Unidos

Algunos expertos han destacado el papel de la geografía de EE. UU. Merece la pena considerar su posible impacto, porque es un país con pocos vecinos. A diferencia de muchos otros países solo tiene dos fronteras de importancia:

  • Al norte, Canadá es un país amigo, que admiramos – sin que nos quiten protagonismo.
  • Al sur, México no hace más que reforzar el complejo de superioridad en EE. UU.

La situación geográfica de EE. UU. fomenta la sensación de independencia, omnipotencia y, una vez más: superioridad.

Estados Unidos está acusado de arrogancia y superioridad pero se trata del mismo etnocentrismo que los antropólogos han identificado en todos los pueblos del mundo.

Consejos para trabajar y convivir con estadounidenses

Quizás el mejor marco para trabajar nuestra reacción a la “arrogancia made in the USA”, es el de la Competencia Global.  También se conoce como Competencia Cultural o Inteligencia Cultural. Se trata de analizar los conocimientos, habilidades y actitudes necesarias para superar retos interculturales, en este caso una actitud bastante ofensiva.

Conocimientos

Conocimientos del tipo que hemos comentado en este reportaje, nos ayudan a comprender mejor la mentalidad americana. Y este artículo solo ofrece el punto de un iceberg de conocimientos fascinantes que ayudan a comprender mejor a la “mentalidad americana” tan particular de los estadounidenses. Conocimientos como estos son necesarios para desarrollar las habilidades necesarias para disfrutar conviviendo y trabajando con estadounidenses sea cual sea su actitud.

Los Estados Unidos es un país diverso pero unido por unos valores que fomentan actitudes de etnocentrismo, arrogancia y superioridad que crean choque culturales con ciudadanos de otros países del mundo.

Habilidades

¿Eres capaz de hallar tus propias expectativas inconscientes para después cuestionar su validez? Gestionar expectativas (propias y de los demás) es una habilidad muy útil para trabajar con personas de otras culturas. Es algo que trabajamos en los cursos de Competencia Global:

  • Las expectativas no-realistas son fuente de frustración.
  • La gestión de expectativas, aumenta la satisfacción de todos los implicados.
  • La satisfacción, a su vez, contribuirá a nuestra efectividad y productividad.

Si es cierto que muchos estadounidenses dan por hecho la superioridad de su civilización y cultura, esperar lo contrario es inútil. Esperar humildad (o discreción a la hora de hablar de sus méritos) a un estadounidense es una expectativa no realista. Estamos creando nuestra propia frustración y alimentando un círculo vicioso: la frustración envenena nuestra actitud, crecen las barreras, reduce nuestra efectividad, compromete nuestra productividad (y, quizás más importante: nuestra felicidad).

La gestión de expectativas es ejemplo de solo una habilidad entre otras muchas que podemos que desarrollar para congeniar mejor con estadounidenses. Otras habilidades pertinentes en este caso serían:

  • La percepción multicultural – para ver el problema desde otras perspectivas
  • La interpretación creativa – para ampliar nuestras interpretaciones
  • La valoración relativa – para medir con otras varas distintas

Los americanos de EEUU son famosos por su actitud de superioridad, su arrogancia y su etnocentrismo, pero suelen tener buenas intenciones.

Actitudes

La actitud de superioridad de muchos estadounidenses provoca grandes choques culturales en todo el mundo. Solo hay que identificar los síntomas:

  • Indignación: ¿quién creen que son?
  • Irritación: ¿cómo se atreven a decir/pensar/hacer…?
  • Enfado: ¡Esto es un insulto!

Estas emociones pueden tener efectos muy negativos en nuestra actitud. ¿Cuál es la solución? Ante todo, tenemos que mirar en el espejo para analizar nuestro propio etnocentrismo. De allí, podemos utilizar nuestros conocimientos y habilidades para emprender el camino hacía el “etnorelativismo”: mentalidad abierta, flexibilidad, curiosidad (en vez de conclusiones precipitadas) y mucho más. Son actitudes que fomentan círculos positivos con grandes beneficios para todos.

Todos somos “superiores”

Todos nos creemos superiores (está demostrado en numerosos estudios) por lo menos dentro de nuestra cabeza.

Hasta el más humilde nómada, en el lugar más remoto, siente que lo suyo es superior: su comida, su estilo de vida, su forma de organizar su tiempo, su trabajo y sus relaciones con los demás.

El etnocentrismo es un hecho universal (comprobado por un ejército de antropólogos).

Los estadounidenses no somos los únicos etnocéntricos, ni los peores (pero sí podríamos ser los menos discretos y los más vocales). El problema real que tenemos es nuestra posición en el ranquin mundial:

  • Todos perdonan el etnocentrismo de los pueblos humildes.
  • Nadie perdona el etnocentrismo del pueblo más poderoso.

Pero, al final del día, todos somos seres humanos. La gran mayoría de los estadounidenses no están conscientes de su arrogancia: y tienen buenas intenciones. Quizás este conocimiento sea el más útil para tratar a “los pobres americanos” con un poco de compasión… y cómo no, una pizca de humor, el mejor antídoto para el choque cultural.

Los estadounidenses tienen un sentido de humor. El humor es un buen antídoto al choque cultural.

  Next Article

Inteligencia Emocional para arrasar en el extranjero como expatriado o viajero

Puede que también estés interesado en...